El corte del jamón

   Nada más ilustrativo que un vídeo explicativo y si además el que te lo cuenta es el campeón de España cortando jamón, ni te cuento...

   Pero si aún te queda alguna duda, te lo explicamos paso a paso:

 

  • Paso 1: Si hemos prestado atención debemos colocar el jamón en el jamonero con la pezuña hacia arriba, si se va a consumir en el mismo día, sino la pezuña debe ir hacia abajo. Si se va a consumir en el día conviene eliminar toda la corteza y el tocino exterior “pelando” el jamón.

 

  • Paso 2: Una vez retirada la corteza y el tocino exteriores le da un corte profundo en la caña y a partir de aquí con un buen cuchillo jamonero se comienzan a cortar de la parte de la maza lonchas tan finas y pequeñas como sea posible.

            ¿Sabías que la maza es la parte más gruesa de la pieza?.

             Además debes ir alternando lonchas de la zona central con algunas de la punta y del codillo…

 

  • Paso 3: Recuerda que la dirección del corte debe ser uniforme y lo más horizontal posible. Entre los utensilios de corte no se aconseja un nivel pero si quieres presumir delante de tus amigos… No se te olvide poner la  mano que no corta a salvo!! Y que el cuchillo nunca mire a uno mismo.

 

  • Paso 4: Bien, hemos llegado al hueso de la cadera y ahora con la puntilla haremos un corte alrededor del hueso para poder extraer las lonchas de esta zona. Los taquitos los cortamos de la carne pegada al hueso.

 

  • Paso 5: Aquí le damos la vuelta al jamón y realizamos la misma operación, teniendo en cuenta que esta parte es más dura y le puede reportar más esfuerzo, pero sin duda merece la pena.

  

   No debemos olvidar que todo nos resultará más fácil con unos buenos utensilios.

   Haga la prueba del plato para saber si el corte es el idóneo y el jamón de buena calidad…pero por si acaso no utilice la vajilla buena!!!

   No olvides quitar todo rastro de corteza para evitar en la degustación cualquier sabor a rancio que desvirtue la eclosión sensorial de su paladar.

   Recuerda que para su conservación no se debe guardar en el frigorífico. Así que no cortes más del que vayas a consumir y si quieres un consejo de última hora puedes potenciar las cualidades de tu jamón si para la presentación templas un poco el plato con agua caliente.  Tus comensales, seguro que no olvidarán la velada.

 

                                     Por último, desde Socialibericus os deseamos:

                                                         ¡¡¡Bon appétit!!!

Comentarios

Añadir comentario 0 comentarios
Comentar